Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra política de cookies.

Más información Entendido

Consejos para mantener tu hogar libre del humo del tabaco

Después de que el humo ha estado en el aire, se queda en las superficies de las habitaciones de todo el edificio. Este humo puede ser ingerido por los niños enfermándolos con infecciones de oído, bronquitis, neumonía o con el síndrome de muerte súbita del lactante -SMSL  (SIDS, por sus siglas en inglés). Los niños pueden inhalar el humo o ingerirlo cuando se ponen objetos en la boca.

Es importante tener claro que abrir una ventana, o el uso de ventilación, aire acondicionado o un ventilador no eliminan la exposición al humo de segunda mano. 

Consejos para mantener un hogar sin humo de tabaco:

  • Nunca fumes dentro de tu casa, incluso cuando hace frío afuera. Fumar adentro una vez, es suficiente para contaminar el resto de la casa, incluso si está en una habitación con las puertas cerradas.

  • Trata de crear un lugar cómodo para fumar al aire libre y cualquier visitante que fume, así se fomenta fumar solo en ese espacio y no dentro de casa.

  • Manten un paraguas cerca de la puerta para recordarte que debe fumar afuera a pesar de que esté lloviendo.

  • Informa a tus invitados que en tu casa no se fuma e indica cual es el lugar para fumar.

Formulario de contacto